Después del nacimiento, l@s niñ@s van descubriendo el mundo a través del contacto y de la percepción de sus sentidos y van catalogando sus experiencias en dos grandes grupos:

  • Peligro de muerte
  • Posibilidad de Supervivencia.

Esto es vivido como lo haría  cualquier otro animal, de forma totalmente biológica.

La cronología de la erupción de los dientes de leche se plantea en paralelo al desarrollo neurológico y psicoafectivo del niño. Éste se va a ir impregnando de todo lo que sucede alrededor suyo. Muchas percepciones serán conscientes, pero la mayoría quedarán grabadas a nivel inconsciente. Lo que podemos decir haber visto y que en realidad hemos percibido conscientemente durante la niñez está en una relación de 1 a 1000 con respecto lo que  nuestro sistema biológico ha percibido.

 La  Descodificación Dental es un medio para  descubrir las huellas de lo que nuestro sistema Biológico ha necesitado gestionar dentro de nuestra conciencia.

Durante el crecimiento, han ido quedando huellas de momentos en los que un sentimiento ha informado a nuestra estructura viva de una necesidad de adaptación, revelando un desequilibrio entre lo que se necesitaba y lo que se obtenía.  Los dientes nos revelan que las palabras pueden equilibrarlo todo, y sobre todo las palabras que habitan en nuestros pensamientos y que, en muchas ocasiones, no son expresadas o verbalizadas.

Hay que hablar a los niños con frases adultas, pero con palabras comprensibles por parte del niño, palabras del léxico del niño. Es corriente ver que muchos adultos se expresan de forma negativa, como lo hace un niño.  Están anclados en un lenguaje infantil.

El mundo del niño gira esencialmente alrededor de las personas que son importantes para él y para su supervivencia, que a la vez es biológica y afectiva. Todo gira entorno a la madre y el padre durante la primera etapa de crecimiento. Existen programas arquetípicos muy potentes, como es el del sacrificio. «Jesús era perfecto y tenía que sacrificarse por los demás». Estos son los programas inconscientes que llevan todos los niños (deben ser perfectos, y sacrificarse). Éstos, y otros muchos programas, como los relacionados con los dramas que se han podido vivir en la familia, pueden estar totalmente activos a nivel inconsciente y hacen que, en muchas ocasiones, se genere una dificultad en cuanto al desarrollo normal de todas las fases de dentición.

Estos programas, en combinación con las emociones que están viviendo los padres (miedos, estrés, preocupaciones, etc.) pueden hacer que se despierten memorias que interfieren en la formación o la posición natural de un diente o de diferentes piezas dentales. Caries, malposiciones dentales, patologías bucodentales, pueden estar provocadas por las interferencias eléctricas que genera el sistema nervioso al ir despertándose dichas memorias.

Por todo ello, es más que deseable descodificar en cuanto se detecta una afectación bucodental en el niño/a, ya que al estar en fase de formación y crecimiento, puede llegar a corregirse totalmente dicha alteración.

Es interesantísimo aplicar la Descodificación Dental antes de hacer la ortodoncia, ya que los dientes se pueden mover por sí solos si se libera la tensión emocional que hay detrás de cada malposición, y en cualquier caso ayudará a que el proceso de corrección a través de la ortodoncia, sea mucho más suave y menos molesto.

La Descodificación Dental, en ningún caso, sustituye la visita a un profesional Odontólogo. Es un trabajo emocional complementario que puede ayudar a optimizar los resultados.

Ricard Rodulfo Cano

Especializado en Biodescodificación Dental

www.descodificaciondental.com

www.saludricard.com

Más sobre Ricard Rodulfo

Si crees que este artículo puede interesar a alguien de tu entorno te animo a que lo compartas. Muchas gracias